Empanada Gallega

Empanada Gallega

Esta riquísima receta de Empanada Gallega (conocida comúnmente como Tarta de Atún) se remonta desde el siglo XII. ¡Animate a probar este pedacito de historia!

Receta de Empanada Gallega

Ingredientes Empanada Gallega

  • Un paquete de tapa de tarta
  • Una lata de caballa
  • Una lata de atún
  • 6 morrones entre rojos y verdes
  • 2 cebollas grandes
  • Un cubito o sobre de caldo de verduras
  • 3 huevos
  • Un tomate
  • Un dedal de azafrán
  • Una hoja de laurel
  • Una cucharadita de pimentón
  • Una cucharadita de orégano
  • Un puñado de perejil
  • 150g aceitunas verdes y negras descarozadas
  • Aceite c/n
  • Sal y pimienta a gusto

Rinde 6 porciones – Preparación 45 minutos – Cocción 30 minutos.

Preparación Empanada Gallega (Tarta de Atún)

  1. Asar los morrones al horno y cortarlo en tiritas o cubitos. Hervir los huevos y cortarlos. Pelar y picar la cebolla. Cortar el tomate en cubitos.
  2. Poner a rehogar en una sartén la cebolla con un poco de aceite. Agregar el morrón, tomate, la caballa, el atún, el cubito de verduras desmenuzado, el azafrán y el laurel.
  3. Sazonar con sal y pimienta a gusto. Añadir el perejil picado, el orégano y el pimentón. No olvidarse de revolver bien.
  4. En una fuente para horno colocar una de las tapas de tarta. Esparcir el relleno de forma uniforme. Por encima colocar el huevo duro y las aceitunas cortadas.
  5. Tapar con la tapa restante. Presionar los bordes y repulgar lo mejor posible.
  6. Con la ayuda de un tenedor pinchar un poco la masa, para que la tarta pueda respirar y salga el exceso de vapor.
  7. Cocinar en horno bien caliente hasta que la masa este crocante.

Historia de la Empanada Gallega

“Dicen que por aquel entonces, allá por el siglo XII, los antiguos peregrinos sabían que estaban ya llegando a Santiago de Compostela cuando desfallecidos y hambrientos desde los montes cercanos sentían ya el agradable olor de las empanadas, de pan y de vieiras… convirtiéndose así la empanada en una nueva y sabrosa Guía del Camino y apetitoso aliciente para volver a peregrinar”.

Gracias a este extracto podemos afirmar de lo muy antigua que data esta receta. Tal ya era su fama en ese entonces, que el maestro Mateo, uno de los más famosos escultores de la época, decidió incluirla y plasmarla para su posteridad en algunos de sus monumentos más importantes y atrayentes, como por ejemplo en el Pórtico de La Gloria de la Catedral compostelana y en algunas esculturas existentes en el Palacio de Gelmírez anexo a la misma

Empanada Gallega
Tagged on:         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.